top of page

Curso de Jhanas (IV). Creando el Placer

El objetivo es que sepas liberar estos tres neurotransmisores independientemente: Dopamina, Serotonina y Anandamida. Los tres son factores jhánicos, y son imprescindibles para lograr la primera Jhana. En la séptima entrega aprenderás a agitarlos debidamente mediante la Epinefrina con toda la intensidad de la que seas capaz para, en el punto de máxima tensión, liberar el opiáceo Encefalina y así entrar en Jhana. La Dopamina, el responsable de lo que es “placer”. Serotonina, de la “felicidad” y la Anandamida, que es un endocannabinoide que es la alegría. Como ves estos tres son ejercicios muy divertidos. Recuerda, elige un lugar aislado, en el cual puedas estar seguro, donde puedas desinhibirte y donde no molestes a nadie. Siéntate muy cómodamente con las piernas cruzadas, erguido y con la espalda recta. Te sientas y te relajas. Ya tienes localizada el área sensible a la presión. Pon atención completa a la respiración y vuelve a localizar la zona. Una vez localizada, ensaya de nuevo la presión máxima de inhalación que puedes hacer sin que sientas la temperatura. Hoy veremos la Dopamina. Este neurotransmisor es el responsable de la sensación de placer, o PITI. El placer cursa diferente en cada persona. Para identificar las sensaciones de placer lo más sencillo es que si has tenido experiencia con la cocaína, es ese el efecto. Si no, puede ser una miríada de síntomas: se erizan los pelos, sientes escalofríos de placer recorriendo la columna vertebral, recorriendo el cuero cabelludo… sensación de estar en el cielo… rodeado de sedas… A él se refiere el Buddha como Piti, uno de los factores de Jhana. Ahora, fíjate en este modelo de respiración, a lo largo del tiempo: Este modelo es una sugerencia, no lo tomes exactamente como está.

Eres el hábil tornero que va a tornear hoy una montaña rusa… Este gráfico representa las presiones que vas a ejercer sobre el aire mientras lo moldeas. La ideación es similar a como si estuvieras enfocado en el vagón de una montaña rusa, pero mirando justo hacia las traviesas de la vía. Es importante que te concentres justo en el punto por donde pasas, concentrándote en la presión que ejerces sobre cada traviesa, una a una, por rápido que vayas. Llegas a un alto y te dejas caer a cada vez mayor velocidad y remontas rápido por la cuesta mientras vas perdiendo poco a poco velocidad, hasta llegar a una nueva cima. Y te dejas caer de nuevo. El área en la que te concentras está soportando el peso del aire de forma que es máximo en los valles y mínimo en las cumbres. Haz libremente cumbres y valles, irregularmente, e implícate con las sensaciones de placer que irán surgiendo. Ayúdate moviendo suavemente la cabeza, llevando la trayectoria. Para incrementar el efecto, amplia las sensaciones a toda la piel. Y SONRIE. Recuerda: si te sorprendes pensando, no te sientas culpable: aun piensas sin querer, con eso acabaremos pronto. Tómalo como una señal de aviso de que la atención te sacó de la concentración. Trata de mantener la atención trabajando para ti Recuerda: El efecto es acumulativo, y tarda minutos en disiparse. Es por ello que una distracción si regresas enseguida no tiene la menor importancia. Pero debe ser enseguida, si no, el efecto se diluye poco a poco, pero se termina diluyendo. Recuerda: Lo normal es que con 10 minutos sea suficiente para cada droga inicialmente cuando eres nuevo. Según  vayas practicándolo comprobarás que el efecto aparece cada vez antes y más fuerte. Así hasta que con una solo inspiración te pongas a tope. Si han pasado más de diez minutos sin empezar a sentir ningún efecto, algo estás haciendo mal.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page