Vagando


Copyright © 2022 Tomás Morales y Duran. Todos los Derechos Reservados

El alma es lo que nace y muere.

Y mientras, vagas.

Si consideramos la naturaleza puramente informativa del Samsara y que está sostenido por la incertidumbre, a la hora de dividirlo en estamentos lo tendremos que hacer por su incertidumbre intrínseca, esto es, por su entropía.

Cada alma es diferente a otra y tiene su propio nivel de entropía. Cuanto más desorden contenga, más rápido sucederán los cambios y más desagradable resultará. Más orden implica más paz, o sea, más tranquilidad, más sosiego, más armonía, más calma, más reposo, más concordia, más conciliación, más acuerdo, más amistad, más quietud, más unión. Más desorden implica más agitación, más alteración, más intranquilidad, más inquietud, más desasosiego, más excitación, más turbación, más trastorno, más convulsión, más conmoción, más perturbación, más bullicio, más revuelo, más revolución, más movimiento, más ajetreo, más estremecimiento.

Dividiendo los tipos de almas en referencia a la entropía podemos hacer varias clasificaciones de más a menos generales. De forma más general podemos agruparlas de menor a mayor entropía en las Esferas Sin Qualia que se dividen en: la esfera de la ausencia del alma, la esfera de ningún lugar, la esfera de un lugar sin límites conocidos y un lugar vacío. Por debajo están las Esferas Con Qualia que se dividen en los devas de la cuarta jhāna, de la tercera, de la segunda y de la primera. Luego tendríamos las almas humanas. Por debajo, los petas o espíritus hambrientos, los animales y los diferentes tipos de infiernos, cuanto más profundos, más entrópicos hasta llegar a ser insoportables.

Usas un alma durante su periodo de vida y cuando esta acaba, dependiendo del nivel de maltrato con la que la has usado, agarras otra. El maltrato está en dependencia de la ignorancia y sus diferentes formas como el ansia sensorial, la aversión, las opiniones, la duda, el engreimiento, y el ansia de renacer.

La entropía siempre va a más, por lo que mejorar el nivel del alma es nadar contra corriente y lo normal es ir a peor. Pero siempre hay alguien que como un valiente salmón es capaz de pelear corriente arriba. Sin embargo, lo natural es ser arrastrado por la corriente del Samsara.

Esto significa que lo más natural es que tus siguientes vidas sean significativamente peores que la que tienes ahora, a no ser que te esfuerces verdaderamente.

Pero ese esfuerzo sirve para poco. La corriente va a más. Cada vez se hace más difícil llegar a donde estás. Si saltas, la corriente te arrastrará a lo más profundo de los infiernos que es donde acabará todo.

Pero ¿hay salida?


91 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo