Tirando por la Calle de en Medio


Copyright © 2022 Tomás Morales y Duran. Todos los Derechos Reservados

El alma es lo que nace y muere.

Y tú eres tu conciencia. O sea, tu «yo» es tu conciencia.

Ahora bien, ¿de verdad el «yo» existe?

Pues ni si, ni no. Más bien, todo lo contrario. Si dijéramos que el «yo» existe absolutamente nos pondríamos en la posición de las doctrinas eternalistas y si dijéramos que el «yo» no existe absolutamente nos pondríamos en la posición de las doctrinas aniquilacionistas.

Veamos, ¿el sufrimiento lo hace uno mismo?

—No.

—Entonces, ¿el sufrimiento es causado por otro?

—No.

—Bueno, entonces ¿el sufrimiento lo hace uno mismo y otro?

—No.

—Entonces, ¿el sufrimiento surge por casualidad, no por uno mismo ni por otro?

—Tampoco.

—Bueno, entonces ¿no existe el sufrimiento?

—No tiene que ver con esto. El sufrimiento es real.

Supongamos que alguien piensa: "el que actúa es el mismo que experimenta el resultado de la acción”, ese es uno que tiene fe en la doctrina eternalista: “el sufrimiento es producido por nosotros mismos”: implica que es alguien que ha existido desde el mismo principio y durará por toda la eternidad. Así no escapa de nada.

Por el contrario quien piensa que uno actúa y es otro el que experimenta, es decir, el «yo» que experimenta el resultado de las acciones no es el «yo» que provocó esas acciones, es fiel a la doctrina aniquilacionista. Así ¿cómo vas a escapar si no eres responsable de lo que experimentas?

Ambas posiciones son inútiles para escapar de la condicionalidad.

La salida está justo tirando por la calle de en medio: nos cargamos la existencia y listo. ¿Y cómo?

Como la ignorancia es la condición para la situación condicional y ésta es la condición para la vida y la vida es lo que origina el alma y toda esta masa de sufrimiento, cuando la ignorancia se desvanece y cesa sin dejar rastro, cesa la situación condicional. Cuando cesa la situación condicional, cesa la vida y el alma y ya no puede volver a surgir más...

Así es como se escapa.

Y como todas las posturas son eternalistas o aniquilacionistas, se entiende que la gente no tenga escapatoria y que no le quede otra que negociar con el sufrimiento.

86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo