top of page

A ti, que eres especialmente tonto


Copyright © 2023 Tomás Morales Duran. Todos los Derechos Reservados


O tonta.

O peor.

Si has llegado aquí sin haberlo logrado, es que tienes un problema. O dos.


—A ver, la M con la O, MO. Otra vez. La M con la O, MO. Ahora dilo tú. ¿La M con la O?

—MO

—Bueno, ahora la T con la O, TO. Otra vez. La T con la O, TO. Ahora dilo tú. ¿La T con la O?

—TO.

—Muy bien. Excelente. Ahora dilo tú todo junto:

—A-MO-TO.

—¿¿¿???


La carencia de comprensión lectora en un individuo que se supone, en principio, que no es un analfabeto funcional, se basa en el hecho de que no le interesa el significado del texto que aparentemente está leyendo. Va buscando indicios que le refuercen un prejuicio o idea preconcebida que ya trae. Si encuentra palabras que le cuadren, entonces para y termina haciendo una errónea identificación entre el texto y su idea. Y si no las encuentra, rechaza el texto. En cualquier caso no lee porque no necesita hacerlo. ¿Para qué leer si no quiere molestarse en entender lo que pone?


Al final, no es más que otra víctima del sesgo de confirmación del meme que le ha parasitado.


Así que da igual, que da lo mismo, lo que expliques y cómo lo expliques: la gente entenderá lo que le dé la gana y creerá que dices lo que ellos creen que dices que es lo que ellos piensan, o creen que piensan, porque realmente no piensan. Ahí está el problema.


«Las jhānas se logran concentrándose en las formas en movimiento». «Las formas en movimiento se crean de diversas maneras, entre ellas, con la respiración». Si basado en esto entiendes que las jhānas es un ejercicio de respiración, es que no lees, no sabes leer o no entiendes lo que lees. Es difícil leer y más difícil aún entender lo que se lee si la cabeza está infestada de memes tratando de confirmarse con lo que sea.


Trata de leer las instrucciones tantas veces como sea necesario hasta que logres que lo que estas leyendo se imponga a tus memes. Y no pases al paso siguiente sin ser un experto en el que estás. No corras.


El Buddha era analfabeto, y todo su Sangha Noble eran analfabetos. Leer no es una ventaja, es un inconveniente y ya lo estamos viendo. Es cómodo porque se enseña de forma remota, desatendida y en cualquier momento. Pero lo cómodo no es lo adecuado, que sería la enseñanza presencial, directa y en el instante. Aunque para esto tienen que darse demasiadas cosas.

Demasiadas.

Ahí te lo dejo.


Mn 129: El Tonto Y El Inteligente

Bhikkhus, suponed que una persona arrojara un yugo con un solo agujero al océano. El viento del este lo lleva al oeste, el viento del oeste lo lleva al este, el viento del norte lo lleva al sur, y el viento del sur la lleva al norte. Y que hay una tortuga de un solo ojo que aparece una vez cada cien años.

¿Qué os parece, bhikkhus? ¿Esa tortuga de un solo ojo metería su cuello por el agujero en ese yugo?

—No, señor. Solo después de mucho tiempo, si es que lo llega a hacer alguna vez.

—Esa tortuga tuerta metería el cuello por el agujero de ese yugo antes de que un tonto que ha caído al inframundo renazca como ser humano.

—¿Por qué es eso?

—Porque no tiene una conducta moral o basada en la Enseñanza, ni hace lo que es bueno y saludable. Simplemente los tontos se aprovechan unos de otros, atacando a los débiles.

Y supongamos que ese tonto, después de mucho tiempo, regresara al reino humano. Renacería en una familia de clase baja, una familia de parias, cazadores, trabajadores del bambú, fabricantes de carros o recolectores de basura. Estas familias son pobres, tienen poco para comer y beber, donde la vida es dura y es difícil encontrar comida y refugio. Y serían feos, repulsivos, deformes, enfermos crónicos: tuertos, lisiados, cojos o medio paralíticos. No tiene comida, bebida, ropa ni vehículos, guirnaldas, perfumes y maquillaje, o cama, casa e iluminación. Y hace cosas malas a través del cuerpo, el habla y la mente. Al romperse su cuerpo, después de la muerte, renace en un lugar de pérdida, en un mal lugar, en el inframundo, en el infierno.

Supongamos que un jugador en el primer lanzamiento desafortunado perdiera a su esposa e hijo, todas sus propiedades, y luego fuera encarcelado. Pero un lanzamiento tan desafortunado es trivial en comparación con el lanzamiento desafortunado por el cual un tonto, después de haber hecho cosas malas en el cuerpo, el habla y la mente, al romperse su cuerpo, después de la muerte, renace en un lugar de pérdida, en un mal lugar, en el inframundo, en el infierno.

Y esto es todo lo que necesitamos decir sobre los tontos, bhikkhus.



—Bhikkhus, suponed que la tierra estuviera completamente cubierta de agua. Y una persona arroja un yugo con un solo agujero en ella. El viento del este lo lleva al oeste, el viento del oeste lo lleva al este, el viento del norte lo lleva al sur, y el viento del sur la lleva al norte. Y había una tortuga de un solo ojo que aparecía una vez cada cien años.

—¿Qué os parece, bhikkhus? ¿Esa tortuga de un solo ojo, que aparece una vez cada cien años, todavía podría meter el cuello por el agujero de ese yugo?

—Es poco probable, Maestro.

—Así de improbable es renacer como ser humano. Y así de improbable es que surja en el mundo un Tathāgata, un Digno, un Buddha completamente despierto. Y así de improbable es que la Enseñanza y Disciplina proclamadas por un Tathāgata brillen en el mundo. Y ahora, bhikkhus, habéis renacido como humanos. Un Tathāgata ha surgido en el mundo, un Digno, un Buddha Plenamente Despierto. Y la Enseñanza y la Disciplina proclamada por un Tathāgata brilla en el mundo.

Por eso debéis practicar la contemplación.



AN 8.82: CON PUṆṆIYA

Entonces el venerable Puṇṇiya se acercó al Buddha, se inclinó, se sentó a un lado y le dijo:

—Señor, ¿cuál es la causa? ¿Cuál es la razón por la que a veces el Tathāgata se siente inspirado a enseñar y otras no?

—Puṇṇiya, cuando un bhikkhu tiene fe, pero no se acerca, el Tathāgata no se siente inspirado para enseñar. Pero cuando un bhikkhu tiene fe y se acerca, el Tathāgata se siente inspirado para enseñar. Cuando un bhikkhu tiene fe y se acerca, pero no rinde homenaje... rinde homenaje, pero no hace preguntas... hace preguntas, pero no presta oídos... presta oídos, pero no recuerda la Enseñanza que ha escuchado... recuerda la Enseñanza que ha escuchado, pero no reflexiona sobre el significado de las enseñanzas que ha recordado... reflexiona sobre el significado de las enseñanzas que ha recordado, pero, habiendo entendido el significado y la enseñanza, no practica en consecuencia. El Tathāgata no se siente inspirado para enseñar.

Pero cuando un bhikkhu tiene fe, se acerca, rinde homenaje, hace preguntas, presta oído, recuerda las enseñanzas, reflexiona sobre el significado y practica en consecuencia, el Tathāgata se siente inspirado para enseñar. Cuando alguien tiene estas ocho cualidades, el Tathāgata se siente totalmente inspirado para enseñar.

84 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page