top of page

 

Si estás leyendo estas líneas es porque me han liado estos mismos que acabas de leer en el prólogo. Aunque desde hace siete años que tengo en mente escribir este libro, me echaba para atrás la experiencia en su aplicación. A pesar de que el método es simple y elegante y resulta sumamente sencillo para una persona normal, lo que no es normal es encontrar personas «normales». Comprobé que aparecía indefectiblemente una paradoja en forma de maldición: mientras que aquellos que se lo tomaban como una simple actividad lúdica lo conseguían sin más, a los que les importaba de veras les surgían dificultades de todo tipo.

Así pues, una vez protocolizado el método, me centré en averiguar qué sucedía en la parte de las personas y me encontré, entre otros, con secuelas derivadas de ejercicios de concentración incorrecta a los que fueron sometidas durante años y que no son en absoluto inofensivos, son daños a la concentración severos y difíciles de tratar. También encontré tratamientos farmacológicos, así como diversas adicciones, carencias alimentarias y traumas de todo tipo que interferían en el proceso.

El problema estuvo en que esos obstáculos en lugar de acotarse, iban ganando en variedad según fui estudiando a más personas, pero cada persona es un mundo y se volvió inabordable.

En estos años me limité a aplicarlo individualizadamente, monitorizando a cada persona hasta que los hace, los fija, aprende a hacerlos y los puede repetir sin más problema, lo que lleva poco tiempo, pero el inconveniente es tener que venir hasta aquí.

Así que cuando me pidieron que escribiera este libro me convencieron diciendo que  habría gente «con poco polvo en los ojos», cita que me sonaba, y que ellos apoyarían con su testimonio. Por mi parte, he descrito con la mayor precisión el método de forma que siguiéndolo literalmente no haya inconvenientes para lograrlo. Además, relaciono los obstáculos más frecuentes con los que me he encontrado, para que el lector los tenga en cuenta y los identifique si es ese el caso.

Las jhānas son las puertas de la iluminación y no es cuestión de mantener más tiempo la puerta oculta porque haya gente incapaz de usar una simple llave que las abre. El método es tan potente y elegante, que no me resisto a considerar que está intrínsecamente ligado a la propia naturaleza humana y que en otros tiempos, remotos quizás, las redes sociales de aquel entonces conectaban devas y humanos.

Si eres de los que tienen poco polvo en los ojos y te importa, tómatelo con calma, léelo despacio varias veces y hazlo. Salir del mundo y contemplarlo, te cambiará la vida, como se la cambió al mismo Buddha.

El Curso de Jhānas

Productcode: ESP14
€5.00Prijs
  • ESPAÑOL

bottom of page